Noticias‎ > ‎

Volver a Orocovis

publicado a la‎(s)‎ 11 jul. 2011 6:31 por Orocovis Puerto Rico   [ actualizado el 19 jul. 2011 8:26 ]
El pasado domingo, 27 de junio de 2011, centenares de orocoveños volvieron a esas tierras del interior de la isla donde recordaron y compartieron travesuras y otras vivencias que aún se puedan decir; y abrazar a los amigos de infancia con los que compartieron años de alegría y felicidad.

Recomiendo a todo el que hace años no va a Orocovis que busque y lea una hermoso libro escrito por el profesor Félix (Paqui) Rodríguez, con el sugestivo título “Mi pequeña patria”. En el mismo nos presenta microhistorias de aquel Orocovis agrario a través de relatos, poemas, cuentos, cartas, artículos de prensa, pequeños discursos y fotos, que tocan asuntos que van, de alguna manera, desde los orígenes del pueblo (Barros), hasta finales del pasado siglo 20.

Hay relatos extraordinarios, como el de la excaldesa Ofelia Torres, y su astucia politico-electoral, seguido de otros sobre gestas culturales de la familia del maestro artesano Celestino Avilés y de músicos como Manuel Giménez (“La Pulguita”) y Andrés Jiménez (“El Jíbaro”), y educadores, artistas plásticos, decenas de otros profesionales.

Como bien lo describe Paqui Rodríguez en su libro, este domingo también recordaremos al ejército de personajes que poblaron las pequeñas calles del pequeño casco del pueblo y de algunos barrios, empezando por los notorios “Beno, Cara de Burro” , Luis Estrellita, el padre Martín Barry y maestros como Toño Ortiz, Benjamín Rivera Otero, Juan Serrano, Rafa Martínez, Miguel Torres, Domingo Santo Domingo, Tomasita Ortiz, Julia Santo Domingo, Teodoro Ortiz, y estudiantes como Tomás Torres, Severino Ramos, las hermanas Margarita, Francisca, Raquel y Nydia Torres, Alma Rodríguez, Norberto Pérez, Oscar Torres, Carmen Carro y muchos otros.

Orocovis, como todos saben, tiene buenos artesanos, buena comida y una gente que se deja querer, que todavía huele a tierra fresca, a frutas y a café. Al llegar este domingo al pueblo a celebrar el Día de los Orocoveños Ausentes esperamos encontrarnos con amigos y conocidos que hace muchos años no vemos, con gente que ha aportado cosas importantes al país en los más diversos campos. 

También recordaremos a los otros miles de compueblanos que no tuvieron otra opción que salir del país, principalmente a los estados del este de Estados Unidos, donde ya estaban radicados hermanos, primos, amigos y gente que había salido a buscar trabajo porque la agricultura en la región central se había acabado.

Regresamos a Orocovis a soñar y a pensar que otro país es posible porque hay gente buena y comprometida para hacerlo.

Ismael Torres (Periodista)
El Nuevo Día
Comments